la consanguinidad

Rottweiler Asturias - Tierra Ibera cria y seleccion de rottweiler

La consanguinidad o endogamia, es aquella práctica dentro de la cría que utiliza individuos con algún tipo de parentesco en común dentro de su árbol genealógico. Todas las razas caninas se han logrado homogeneizar gracias a esta práctica. Es una manera rápida y práctica de estandarizar y uniformar.

Entre los beneficios que nos encontramos dentro de la consanguinidad, está el poder sacar a relucir los atributos de un individuo excelente empleando a dos progenitores que lo lleven en un marco generacional dentro de sus 5 primeros antepasados. Gracias a esto,  muchos animales han logrado seguir manteniendo la identidad de esos ejemplares a través de usar la consanguinidad con los mismos.

Si nos remontamos al origen de las razas caninas y concretamente al Rottweiler, que fue a principios del siglo XX cuando empezó a estandarizarse de forma real, veremos que la raza se creó a partir de no más de 10 ejemplares. De esos 10 ejemplares  y diversificándose en diversos cruces, se fueron ampliando las líneas y surgiendo diferentes ejemplares que fueron otorgando a la raza su identidad. Fue la labor de estos criadores primigenios la que puso sobre la mesa lo que debía de ser un Rottweiler y lo consiguieron gracias a mucho esfuerzo y estudio del devenir de los cruces. Por lo tanto el origen es endogámico y no debemos de menospreciar tal práctica, dado que gracias a ella se creó el pilar fundamental por el cual tenemos hoy nuestra raza.

¿Es una ciencia exacta?

Como comentamos en el primer apartado del artículo, la raza tiene un alto índice endogámico, pero no podemos menospreciar tampoco que el triunfo de la raza se basa en la rápida proliferación de diferentes líneas y por lo tanto en la diversificación de las mismas. Los criadores de aquel entonces supieron combinar las genéticas de tal forma que las sangres siguieran confluyendo unas con otras para dar lugar a nuevas genéticas para mas tarde emplearlas con otras que ya estaban pre-establecidas. Por lo tanto, un error muy común es el de pensar “Si la consanguinidad me va a fijar los atributos de un perro bueno, entonces consanguinizaré en extremo con ese perro para rescatar tales atributos”,  y ahí es donde comienzan los problemas de lo que se cree a lo que sucede.  La gente pasa por alto detalles tan irrefutables que gran parte del éxito de un ejemplar y de la calidad que destila se debe a  la vigorosidad que vuelcan sus genes al expresarse (Algo que se reduce de manera significativa empleando la consanguinidad) y eso lo podemos observar en que la mayoría de ejemplares excelentes dentro de la raza Rottweiler NO SON ALTAMENTE CONSANGUINEOS, y por el contrario son los ejemplares con un índice altísimo de endogamia los que salen cargados de defectos (Apatía, falta de dientes, poco tamaño).

Aquí mostraré una lista de los ejemplares  mas funcionales dentro del Rottweiler contemporáneo  para corroborar mis argumentos:

  • MAX VOM TÜRNLEBERG (0,59 Coeficiente de consanguinidad)
  • DOC VOM OBERHAUSENER NORDEN (0,98 Coeficiente de consanguinidad)
  • PIT VOM HIRTENPLATZ (0,59 Coeficiente de consanguinidad)
  • DRAGO VOM ATZELGIFT (0,78 Coeficiente de consanguinidad)
  • ELCH VOM HELTORFER FORST (1,95 Coeficiente de consanguinidad)
  • BOSS VOM KRIEGSDAMM (0,39 Coeficiente de consanguinidad)
  • GOLLUM VOM TANNENECK (0,59 Coeficiente de consanguinidad)
  • BAMBAM VON DER WICHTELHAUSERN (7,81 Coeficiente de consanguinidad  2-3 Phidia vom Sternbogen)
  • ETY VOM HERRENHOLZ (0,0 Coeficiente de consanguinidad)

Podría seguir enumerando ejemplos y como podéis ver de todos estos fantásticos perros que obtuvieron magníficos resultados en trabajo solo 1 (Bambam von der Wichtelhausern) superó el 3% de coeficiente de consanguinidad, lo que nos da a entender que la consanguinidad ha brindado grandes atributos a la raza , pero que han sido los individuos con genéticas mas abiertas los que se han posicionado en mejores resultados sobre los individuos con genéticas mas cerradas (Consanguíneos)

¿A qué puede deberse esto?

Mi teoría es que la raza como expliqué en el inicio de este articulo tiene un patrón genético homogéneo , y que el vigor híbrido que se ha ido obteniendo a través de los cruces ha ido aportando mayor resistencia  mayor salud y en consecuencia mayor temperamento (Mi teoría es que el temperamento esta intrínsecamente ligado al vigor de las líneas abiertas, por ser una expresión condicionada a la supervivencia en el medio , dotando la naturaleza de mejores facultades a los individuos con genéticas heterogéneas por ser mas provechosas en la perpetuación de la especie y no dejar que sobresalgan los individuos más deprimidos por consanguinidad para mantener la variedad genética que conforma a los animales. Por ello, mi filosofía es que no desmerezco la consanguinidad ni mucho menos, creo que es una herramienta que puede ser provechosa, no desde el punto de vista de obtener un individuo en sí, si no de obtener un reproductor por el hecho de que éste transmita el vigor híbrido al mezclarse con otro progenitor de diferentes líneas y potenciar la heterocigosis. Eso explicaría como individuos altamente consanguíneos como la leyenda Noris vom Grunterblick, hicieron tan buen papel como reproductores y siguieron manteniendo su esencia aún estando en terceras generaciones.

Consecuencias negativas de la consanguinidad.

La consanguinidad como método de cría, está exenta de valores éticos, no fija defectos por encima de virtudes, lo fija absolutamente todo por igual, y se ha demostrado que los genes recesivos tienden a manifestarse por sobremanera en los individuos altamente consanguíneos, por lo tanto tenemos que entender que hay muchos problemas no presentes en la genética de muchos perros, que podrían llegar a manifestarse con el uso indebido y abusivo de la consanguinidad. También se ha observado que la consanguinidad quita resistencia, fomenta los golpes de calor en los individuos, quita vigorosidad y eso desemboca muchísimas veces en apatía. Por ello, yo siempre empleo la consanguinidad en terceras y cuartas generaciones. Nunca sobrepaso la misma, pues en mis primeros cruces, siempre que realicé estas praxis, no obtuve resultados satisfactorios y acarreé diversos defectos y problemas (de dientes y de salud en general).

Considero que no se deberían hacer consanguinidades arriesgadas y fuertes como la de  juntar padres con hijas sin ningún tipo de criterio ni razón de ser mas allá de “el sacar una camada”. Eso es un tema que se debería abordar desde la Real Sociedad Canina Española, y no permitir este tipo de cruces por el riesgo que implican sobre los futuros animales, y si se hacen, que sea con una justificación elocuente y con las debidas pruebas de salud para evitar fijar defectos congénitos in extremis, como también valorar si ese progenitor sobre el cual se va a realizar esa consanguinidad tan fuerte ha sido tan provechoso para la cría que merezca ser digno de ese riesgo, solo entonces podré entender y justificar tal hecho, mientras tanto me parece una forma denigrante y poco ética con la raza de obtener descendientes.

El objetivo de este articulo no es otro que el de compartir mi experiencia y mi valoración de la raza para mejorar la misma, no es un dogma de fe a seguir a pies juntillas, pero mis argumentos los contrasto con datos certeros.

David Fernández “Tierra Ibera Rottweiler”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat